La Décima Segunda Brigada del Ejército con el Distrito Militar No. 43 en ejecución del Plan de Estabilización y Consolidación Victoria en sinergia con la Unidad para la Atención y Reparación de las Víctimas, les hicieron entrega a 300 jóvenes afectados por el conflicto en el departamento del Caquetá, igual número de libretas militares. La acción amparada en el artículo 12 de la ley 1861 de 2017 que exonera de la prestación del servicio a las personas que han sido afectadas por desplazamiento forzado y que hace parte de una estrategia transversal e interinstitucional para aplicar las medidas de reparación a las víctimas; busca mejorar las condiciones de vida de estos jóvenes quienes, al obtener el documento, tienen el pasaporte para contratar con el Estado, acceder a un mejor empleo y llenar un requisito para la oferta a la educación superior. Es el caso de José Cuéllar Yáñez, uno de los ciudadanos que recibió el documento, quien fue desplazado hace diez años de la inspección de San Antonio de Getuchá del municipio de Milán y hoy busca un trabajo estable para costearse la licenciatura en Matemáticas y Física. “Me siento muy satisfecho y agradecido con el Ejército y la Unidad de Víctimas, porque nos da una oportunidad de acceder a una libreta militar y tener una mejor vida laboral”, expresó. El trámite entre las instituciones, constituye un ejercicio administrativo por parte de la Décima Segunda Brigada y el Distrito Militar No 43 en el marco del eje estratégico Cooperación y Desarrollo de la Fuerza, consistente en poner a disposición de la comunidad, sus capacidades para impulsar el progreso y darle alcance a normas superiores, en este caso, a la ley 1448 de 2011.