La obtención del documento hace parte de uno de los pasos de la ruta de la reparación y constituye el pasaporte para la vida laboral. 

El Distrito Militar No 43 en articulación con la Unidad para la Atención y Reparación de las Víctimas en Caquetá, entregaron a 110 jóvenes que sufrieron afectaciones por el conflicto armado, libretas militares de segunda clase para que reciban todos los beneficios que estipula la Ley 1861 del 4 de agosto de 2017.

El documento que obtuvieron estos ciudadanos que aparecen inscritos en el Registro Único de Víctimas como desplazados y afectados por homicidio, les abre las puertas al mundo laboral, toda vez que podrán acceder a un empleo legal con mayor facilidad.

De acuerdo con Lucrecia Murcia Lozada, directora de la Unidad para la Atención de las Víctimas en los departamentos de Caquetá y Huila, “este es un ejercicio fundamental, porque es una acción que tiene el Estado para la reparación de estos jóvenes que les facilitará el gozo de sus derechos, pues es algo que se adquiere para ingresar a la vida laboral y a las ofertas académicas”.

Así mismo, Gabriel Osiris Muñoz, desplazado del municipio de San Vicente del Caguán que recibió la libreta, dijo frente al documento que “es una puerta que se me abre para muchas oportunidades, porque pues ya había tenido inconvenientes para algunos trabajos, por no definir mi situación. Le agradezco al Ejército Nacional, que es el encargado de toda esta parte y a la Unidad de Víctimas que facilitó el proceso con la documentación”.

Es de anotar, que las libretas militares se otorgaron totalmente gratis, atendiendo los parámetros de la nueva Ley de Reclutamiento que exime del pago a las personas que de acuerdo con la ley 1448 sufrieron las consecuencias del conflicto a partir del primero de enero de 1985.