El Juez Tercero Penal de Conocimiento Especializado de Neiva (Huila) declaró improcedente la acción de tutela que interpuso el Ministerio de Minas y Energía y la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca para reactivar cuanto antes la hidroeléctrica de El Quimbo.

El juzgado consideró que no podía conceder la medida provisional que pedía el Gobierno aunque advierte que sigue analizando de fondo la acción de tutela presentada y más adelante hará el pronunciamiento respectivo.

El despacho judicial admitió el recurso de amparo pero negó la suspensión transitoria de las medidas cautelares que originó el apagón de las turbinas.

La tutela fue admitida el 24 de diciembre y ese mismo día se negó la medida previa, por lo que sigue su curso de 10 días hábiles.

Según el auto preferido por el Juzgado, no es posible acceder a la medida provisional invocada puesto que si bien se refuerzan los accionistas, la no generación de energía en El Quimbo presenta efectos adversos importantes en el medio ambiente, tales como malos olores, por la descomposición final del material orgánico y vegetal, además de la mortalidad de peces que hace necesario que se adelante un estudio más profundo de los efectos ambientales y sociales que ha sufrido el Huila.

El juzgado además convocó a la corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena para que entregue determinados estudios técnicos y científicos sobre los problemas ambientales que se generan en la represa de El Quimbo.

Miller Dussan, director de Asoquimbo, señaló que van a intervenir a través de una asociación de pescadores como terceros "planteando que no se levanten las medidas cautelares del Tribunal Administrativo del Huila sino que se permita hacia el futuro el desmantelamiento definitivo del proyecto hidroeléctrico El Quimbo, única salida para evitar un problema ambiental mayor".