Sectores donde hay restricciones.

El alcalde Andrés Mauricio Perdomo Lara, firmó el Decreto 0237 del 14 de noviembre del 2017, que restringe la movilidad de motocicletas con parrillero hombre en horario diurno, dentro del perímetro que se estableció desde la carrera 6 (vía principal del barrio El Raicero), hasta la carrera 16 (entrada a  la Décimo Segunda Brigada del Ejército Nacional) y desde la calle 21 (principal del barrio La Consolata), hasta la calle 9 (polideportivo del barrio Juan XXIII). La prohibición se extiende a toda la ciudad, desde las 7:00 de la noche hasta las 5:30 de la mañana del día siguiente. El Acto Administrativo entra en vigencia a partir de mañana, inicialmente con comparendos de carácter pedagógico hasta el 26 de noviembre, y con  operativos de socialización  por parte de la seccional de tránsito y transporte de la Policía Nacional; una vez se cumpla este tiempo, el Decreto entra en plena vigencia con los procesos sancionatorios que establece la normatividad. La nueva medida establece importantes excepciones, en especial para los estudiantes menores de edad y las personas que tengan parentesco con el conductor de la motocicleta, a los que no les aplica la restricción como parrilleros, además del personal  de la Fuerza Pública, los Medios de Comunicación, las personas con alguna discapacidad, los Organismos de Socorro y autoridades que requieran su plena movilización. “En este Decreto no se establece ni micro, ni macro centro, sino que es una zona donde se implementarán estas restricciones que tienen como objetivo mejorar la movilidad, pero a su vez fortalecer las medidas de seguridad que van dirigidas a reducir los índices delincuenciales que tanto han afectado a nuestra comunidad. Este mandato que establecimos hoy, también protege el núcleo familiar en su movilidad, porque garantizaremos junto a la Policía Nacional que pueden transportarse libremente, incluso si la motocicleta no es de su propiedad”, dijo el alcalde. El Mandatario uno vez firmó el Decreto, dio a conocer que este fue concertado con todos los actores del transporte formal  de servicio colectivo e individual, los propios mototaxistas, la Policía y el Ejército Nacional, la Fiscalía General de la Nación y la Personería de Florencia, con el propósito de evitar inconformismos que puedan desencadenar alteraciones en el orden público.