William Sánchez Amaya, presidente de la Asamblea del Caquetá.

Luego de que se conociera la implementación de las circunscripciones especiales para la paz, en la que se determinó que los departamentos de Amazonas, Putumayo y Caquetá solo tendrán una curul en el Congreso de la República, el presidente de la Asamblea Departamental, William Sánchez Amaya, manifestó que ese es el resultado de un Estado centralista, que le da menos posibilidades a las regiones que padecieron el conflicto armado. Sánchez Amaya, sostuvo que siempre las regiones marginadas se han quedado cortas de representación política, por el “trato discriminatorio” que les ha dado el Gobierno Nacional. “Ese es el resultado de un Estado centralista, de un Estado colombiano, donde a las regiones que más hemos enfrentado la difícil situación de orden público, no se nos da la participación y no tenemos la vocería. Como va hacer posible que un departamento que ha sufrido en carne propia los rigores de la violencia tenga que compartir esa circunscripción, pero ese es el trato discriminatorio y poco participativo que siempre le ha dado el Gobierno Nacional al Caquetá”,  relató el diputado. El dirigente político, agregó que el trato para regiones como el Caquetá siempre ha sido como el de la otra Colombia.