Cargando contenido

Las autoridades están preocupadas por la situación de algunos municipios como Soacha o Chía.

Camas UCI
Imagen de referencia de camas UCI
Colprensa

La ocupación de camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en Cundinamarca llegó al 55% desde que empezó la pandemia, según relevó el gerente para la COVID-19 en el departamento, Diego García.

El funcionario aseguró que hay municipios en donde la ocupación es mayor, mientras explicó las cifras en el aumento de ventiladores para equipar más camas y ampliar la cobertura.

Lea también: Claudia López insiste en que Bogotá debe volver a "cuarentena estricta"

"La ocupación de camas de UCI al día de hoy en nuestro departamento está en el 55%. En el municipio de Soacha, la ocupación está en el 70%; en Chía, 79%; en Facatativá, 73%; Girardot tiene una ocupación del 42%Zipaquirá, en el 44%; Cáqueza en el 66% y Pacho en el 10%", indicó.

"El departamento ha pasado de tener 179 camas UCI a tener listas 255. Adicionalmente, contamos con 161 ventiladores adicionales que se habilitarán en la medida en la que se requiera y esta semana recibiremos 135 (ventiladores) que se han comprado con recursos de Cundinamarca", agregó.

En el departamento se han venido tomando varias medidas de acuerdo a la situación que se vive por cuenta de la pandemia, como restricciones en la movilidad y en el ingreso y salida de los municipios no COVID.

Recursos para la educación durante la pandemia

Por su parte, el gobernador Nicolás García realizó una petición al Gobierno Nacional para que le permitan usar 23.000 millones de pesos de regalías destinadas para el transporte escolar del departamento, en mejoras para la infraestructura de colegios.

Según explicó García, los recursos no han tenido que utilizarse debido a que los estudiantes se encuentran confinados por el aislamiento obligatorio y al no saberse cuándo podrán regresar a clases presenciales, podrían adelantarse los trabajos de infraestructura.

Lea acá: Reapertura de restaurantes en Bogotá: en julio arrancaría plan piloto

"Si los niños no están viniendo, ahí están esos 23 mil millones de pesos. Se pueden utilizar también en beneficios de ellos. Preparemos las escuelitas para cuando puedan volver, para cuando nos digan que los niños pueden volver y vuelvan a escuelas con mejor infraestructura", expuso.

"Tenemos en Cundinamarca unas escuelas que ni siquiera tienen el servicio de agua y cuando los niños vuelvan, van a necesitar tener todos los cuidados que estamos pregonando a lo largo y ancho del departamento", sentenció.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido