Gustavo Espinoza Ferla, conatralor del Caquetá.

Un mes después de la captura de la alcaldesa María Susana Pórtela, y trece funcionarios más por presuntos hechos de corrupción, el contralor del Caquetá, Gustavo Espinoza Ferla, quien fue mencionado en un medio de comunicación, porque según la investigación  presuntamente había recibido prebendas, rompió su silencio y dijo que  a través de un derecho de petición, le solicitó a la Fiscalía que le notifique si hay algún tipo de investigación en su contra.

Espinoza Ferla, manifestó que se siente tranquilo por su actuar como jefe del ente de control y en todo los cargos que ha desempeñado, por lo que está dispuesto a demostrar su inocencia de lo que se le señala.

“No acostumbro a reaccionar a ese tipo de cometarios que a mi juicio son mal intencionados, sin embargo, en procura de aclararle al departamento y a mis amigos sobre mi actuar, he decido presentarle un derecho de petición a la Fiscalía, buscando que me indique si hay algún tipo de investigación en mi contra, y poniéndome a disposición de ente acusador, para que si así lo consideran se pueda practicar un interrogatorio”, aseguró Espinoza Ferla.

Agregó que “como contralor y como Gustavo Espinoza Ferla, si algo le he demostrado al departamento, son buenas acciones y ejecutorias desprovistas de cualquier tipo de interés personal, los entes sujetos de control, estoy convencido, que ni siquiera uno solo podría decir Gustavo se presta para comentarios mal intencionados o para cualquier tipo de maniobras que no sea dentro de la función legal”.