Foto: AFP

  Las autoridades adelantan investigaciones y una de las hipótesis manejadas, tiene que ver con que el crimen múltiple se habría materializado por problemas de predios.   En la finca San Martin, a tres horas del centro urbano del municipio de Orocué, las autoridades hallaron los cuerpos en descomposición de dos menores de 15 y 8 años, y dos mujeres de 46 y 25 años.   Estas personas fueron masacradas al parecer hace más de 24 horas, y en el lugar de los hechos, se encontró a una niña de 5 años quien sobrevivió al acto siniestro que es materia de investigación.   Las primeras hipótesis sobre la masacre, conocidas por Rcn La Radio, incluidas en los informes preliminares del CTI de la fiscalía, indican que el siniestro podría obedecer a una disputa por tierras en la región.   Según la defensoría del pueblo de Casanare, se trata de personas completamente indefensas, y la primera hipótesis descarta hasta el momento, que el crimen se haya realizado por móviles pasionales.   “Personal de la Sijín, inteligencia y grupo de operaciones para que se desplazara hasta esta zona, teniendo en cuenta que es una zona bastante apartada del municipio”. Dijo en RCN La Radio Diana Puentes Defensora del Pueblo de Casanare.   “De acuerdo a lo que manifiestan los testigos, el hecho se habría presentado hace más de 24 horas, pero la investigación nos ayudara a esclarecer estos hechos”. Mencionó la Defensora. Varios finqueros indicaron que en el 2014, también fue asesinado en ese mismo predio, un joven con alguna discapacidad. “Estamos haciendo esas verificaciones sobre este hecho y las circunstancias que rodearon a casos siniestros parecidos, que ayuden a unir o a descartar que se alguna relación este último hecho”. Señaló el Comandante del Departamento de Policía de Boyacá, Coronel Raúl Pardo. Hasta el momento las autoridades trabajan para ubicar al dueño del predio, y adelantan entrevistas judiciales para esclarecer el hecho y determinar si la masacre obedece finalmente a problemas ligados con orden público, delincuencia común, temas personales, o problemas de predios. Por su parte, el ICBF de Casanare, adelanta el restablecimiento de derechos y ampara a la niña sobreviviente de la masacre.