El Ministerio de Salud, giró 560 millones de pesos a las IPS del Caquetá para garantizar la atención del primer nivel de salud a 95 mil usuarios de Caprecom pertenecientes al régimen subsidiado. La incertidumbre, por lo que los afiliados se quedarían sin servicio de salud, se originó ante la no renovación de los contratos con los prestadores de salud públicos y privados del Caquetá. Los recursos girados garantizan el servicio, tan solo para el mes de octubre.