Estación sin combustible a causa del paro camionero. Foto: William Rodolfo Torres-RCN Radio.



Los impactos económicos nocivos a todo nivel, se constituyen en el común denominador de la gran mayoría de los municipios en este departamento, pues han acusado escasez de productos, carestía de los mismos y limitaciones al no contar con suficiente combustible para efectuar las diferentes actividades en todos los renglones productivos que lo requieren.

Las poblaciones del norte del departamento han evidenciado escasez, como es el caso del municipio del Cocuy, donde sus autoridades manifestaron que de seguir el paro, la alimentación escolar apenas está garantizada hasta el próximo lunes, mientras que productos como las frutas no se consiguen, excepto las que se producen en la región.

Entretanto, otras poblaciones como Pesca, han experimentado dificultades por la falta de combustibles y de transporte público para el desplazamiento de funcionarios que se desempeñan en dicho municipio y que provienen de otros lugares; Además, el represamiento de la leche es otra de las complicaciones, puesto que es una de las actividades que tienen mayor acentuación en esta población; similar condición afrontan los municipios de Iza y Firavitoba, entre otros.

Por su parte, los industriales y empresarios de la Provincia de Sugamuxi, se han reunido con las directivas de la Cámara de comercio de Sogamoso y como conclusión advirtieron del inminente efecto económico que se generará como consecuencia del paro camionero, pero además del riesgo que se corre de que se pierdan cerca de 19.000 empleos, entre directos e indirectos.

Las pérdidas del sector hotelero y del turismo, por ahora no se han calculado con precisión pero se presume que el panorama no es nada alentador, dadas las cancelaciones de reservas y la desocupación hotelera, así como la nula afluencia de visitantes, no solo en las provincias de Tundama y Sugamuxi, sino al departamento en general.