Destruido se encuentran gran parte del techo de la parroquia San Vicente de Paul en el barrio Quebraditas de la ciudad de Neiva, al intentar en cuatro oportunidades a lo largo de este mes de diciembre tratar de ingresar hasta la casa cural para robarse las limosnas y las reliquias religiosas que tienen un gran valor espiritual y material.

Monseñor Froilán Casas obispo de Neiva confirmó que la situación es muy crítica porque se han aumentado los robos en las distintas parroquias especialmente en horas de la madrugada cuando los delincuentes aprovechando la oscuridad han destruido los techos para ingresar y llevarse todo lo que encuentran a su paso.

La comunidad religiosa está muy preocupada teniendo en cuenta que las iglesias había sido remodeladas con el apoyo de los habitantes del sector, que a través de diferentes actividades han recolectado recursos para adelantar estos trabajos y mejorar los templos católicos de la capital huilense.