Cargando contenido

Los proyectos permanecen en una vigilancia constante. Foto RCN Radio

Los piscicultores del Huila confirmaron que están en alerta máxima ante el riesgo que se pueda presentar una mortalidad de peces en la represa de Betania.

La baja calidad del agua que llega desde el embalse de El Quimbo, luego que se reiniciara la producción de energía, sumado al aumento de las temperaturas en algunos sectores del espejo de agua por el fenómeno del niño, se convierte en el mayor problema de los empresarios que adelantan una estricta vigilancia a los diferentes proyectos piscícolas.

“Acá la posibilidad es total porque se puede perder  un pez como también la totalidad y es de igual de importante en temas de bienestar animal, en desarrollo sostenible ambiental, inocuidad, seguridad y gobernanza alimentaria es grave, pero nosotros nunca hemos estado en el plan de contingencia de Emgesa por lo tanto no tenemos ninguna vinculación a las pólizas, por lo tanto si hoy nuestros piscicultores pierden todo, pierden la totalidad de la producción porque nadie les va a decir que tienen una cobertura especial para ustedes y eso es una verdad a gritos y nos preocupa porque hemos visto una tendencia en la mortalidad la cual no variará”, subrayó Sara Patricia Bonilla, directora de la Federación colombiana de Acuicultura.

Los empresarios huilenses confirmaron que seguirán muy atentos evaluando los niveles de oxigeno del agua, teniendo en cuenta que el embalse de Betania tiene una muy buena capacidad al superar el 80 por ciento de su volumen útil lo que favorece la piscicultura del Huila.