Cargando contenido

Parque de Aquitania Boyacá. Foto: Cortesía Periódico El Diario.

La Procuraduría General de la Nación profirió pliego de cargos al exalcalde de Aquitania, Boyacá, Silverio Montaña Montaña, quien se desempeñó como alcalde en el periodo comprendido entre los años 2008 y 2011, por las presuntas irregularidades detectadas en la construcción de 620 unidades sanitarias y pozos sépticos en zona rural del municipio, por un monto superior a $2.500 millones.

En la investigación disciplinaria, adelantada por la Delegada para la Vigilancia Judicial y la Policía Judicial, se encontró que el contratista no construyó la totalidad de las unidades y varias fueron entregadas con obras pendientes que finalmente no se ejecutaron.

El Ministerio Público estableció que algunas unidades sanitarias fueron entregadas sin pozo séptico o sin tanque elevado para almacenamiento de agua, y otras presentaron deficiencias en las instalaciones hidráulicas y sanitarias.

También se determinó que algunos beneficiarios construyeron  con recursos propios el pozo séptico y asumieron algunos costos que le correspondían al contratista, como la compra y transporte de los materiales y la alimentación de los trabajadores que realizaban las obras.

Por esos hechos la Procuraduría profirió pliego de cargos al entonces alcalde Montaña Montaña, así como también al secretario de Planeación del municipio para la fecha de los hechos, Edwin Efrén Rodríguez Riveros, quien ejercía como supervisor del contrato de construcción.  La medida también afectó a la representante legal de la empresa Conteger Ltda., Martha Neyla Bonilla Cruz, en su condición de interventora de los trabajos de construcción.

Según el órgano de control, el exalcalde aparentemente incumplió de manera consciente sus deberes al no direccionar el desarrollo contractual de la obra y no ejercer el control sobre su ejecución, mientras que Rodríguez Riveros y Bonilla Cruz no cumplieron, presuntamente, con sus funciones de supervisión e interventoría, respectivamente.

Por esos hechos, el Ministerio Público calificó la conducta aparentemente cometida por los tres investigados como una falta gravísima cometida a título de dolo.