Cargando contenido

Más de mil personas están afectadas por el riesgo inminente que representan los apartamentos.

E procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, exigirá al ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, que se encargue de solucionar las dificultades que enfrentan los propietarios de los apartamentos que, según un estudio de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC), tienen un alto riesgo de colapsar. 

“Vamos a enviarle una comunicación al ministro de Vivienda para que venga en los próximos días a solucionar el problema de ustedes”, dijo Carrillo.  

Sonia Martínez, vocera de la veeduría La Esperanza, del proyecto de vivienda 'Torres del Parque', aseguró que desde el 2009 están evidenciándose dificultades con los materiales de construcción, pero indicó que los organismos de control no escucharon a la comunidad. 

“Ya han pasado tres administraciones sin que se haya dado una solución, siempre se dieron prórrogas a los cronogramas de entrega, fueron muy complacientes con el constructor”, aseguró la líder social refiriéndose a Iader Barrios. 

Antecedentes

La Sociedad Boyacense de Arquitectos e Ingenieros realizó varias prueba de concretos que permitieron establecer que los materiales de construcción no eran los adecuados y que los edificios no cumplían con los estándares de sismo resistencia.

“Nosotros le pedíamos a la actual administración que tomará medidas para salvaguardar las vidas de quienes residen allí”, dijo Martínez. 

Los estudios de la UPTC revelaron que los proyectos deben ser prácticamente reconstruidos.

Torres del Parque 

De los 22 edificios construidos, 16 tienen que ser reforzados, seis tienen que ser demolidos. De esos, dos están habitados. 

Estancia del Roble 

De acuerdo con los expertos, 79 torres tienen que ser reforzadas, a 15 de ellas tienen que instalarles nuevas lozas, 19 tienen que cambiar la cimentación y deben modificarles las escaleras de acceso. 

En Tunja son más de mil las personas afectadas por las aparentes fallas que tienen los edificios que, según expertos, tienen riesgo de colapso. 

“Hay gente que está pagando arriendos, cuotas de los créditos, impuesto predial y los apartamentos ni siquiera existen; hay personas que han muerto esperando y niños que se han quedado huérfanos”, dijeron los líderes de la comunidad.

Por su parte el procurador Carrillo aseguró que el Gobierno Nacional debe responder por este descalabro habitacional y atender desde Tunja a los damnificados de los apartamentos a los que las víctimas llaman ‘las casitas en el aire’. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido