Con motivo de repetidas quejas de la ciudadanía, la Secretaría de Gobierno de Chía busca evitar que las actividades de estos establecimientos alteren la tranquilidad de las comunidades residentes vecinas. El proyecto de la Secretaría de Gobierno poco a poco busca recuperar el espacio público, mejorar los entornos y devolver la tranquilidad y el descanso a la comunidad; así lo han reconocido muchos ciudadanos cuya calidad de vida se ha visto afectada por las actividades de las discotecas, en una correspondencia enviada a la Administración Municipal. En los lugares de la avenida Pradilla con carrera 3, calle 9 con carrera 13 y carrera 13 con calle 14, la intención de la Alcaldía Municipal compartida con la ciudadanía es que se establezcan locales comerciales cuyo objeto social de bajo impacto sea permitido por el Plan de Ordenamiento Territorial, que beneficien y permitan el orden y el buen vivir del entorno. Lo anterior se pretende en aplicación de la ley 232 de 1995, por la cual se reglamenta el funcionamiento del comercio en el contexto del marco de planificación territorial. El alcalde del municipio de Chía (Cundinamara), Guillermo Varela, señaló que se está buscando generar “otro tipo de comercio en concordancia con los vecinos y que no altere la tranquilidad, pues nuestro objetivo es preservar la calidad de vida de nuestra comunidad".