Cientos de feligreses de la capital religiosa de Colombia, Chiquinquirá, recibieron a su reina, la virgen de Rosario, que había salido con destino a Bogotá a encontrase con el Papa Francisco quien la bendijo y la vistió en la Catedral Primada.

Adultos, jóvenes, niños y cientos de habitantes de este municipio salieron desde muy temprano el domingo a recibir a "mamita María", como popularmente la llaman en Chiquinquirá, municipio del departamento de Boyacá.

El alcalde de Chiquinquirá, César Carrillo, narró que en el estadio se le hizo un emotivo recibimiento a la imagen de la virgen. Luego, con una procesión llegó la imagen a la plaza de La Libertad a la Basílica Mayor donde con una misa campal se le dio la bienvenida a la virgen más famosa de Colombia. Luego de la bienvenida por parte de sus coterráneos, la virgen fue entronada en el Santuario Mariano Nacional, de donde volverá a salir porque es una virgen peregrina.