Cargando contenido

El animal fue encontrado en el Huila. Foto RCN Radio



En un operativo realizado en la vía que comunica a los municipios de Neiva y Rivera fue encontrado por las autoridades ambientales un ejemplar de Ocelote o leopardo en momentos en que era transportado dentro de una caja en la bodega de un vehículo de transporte público.

El felino cuyo nombre científico es (Leopardus pardalis) presentaba un alto grado de impronta como consecuencia de la convivencia y crianza por parte del humano. Por lo que se encuentra en proceso de cuarentena para luego ser ubicado en área de mantenimiento donde se hará la valoración para lograr su liberación en su medio natural.

El ocelote es el tercer felino más grande de Colombia después del jaguar y el puma, especies que se encuentran en un alto grado de conservación en el país.

El operativo de control al tráfico ilegal de fauna silvestre, fue adelantado por la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM y Policía Nacional, que adelantan estas acciones para rescatar a los animales que son sacados de su habitad natural.

“Una vez recuperado el ejemplar, es ingresado al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre de la CAM, donde se constata que se trata de un juvenil de sexo macho de aproximadamente ocho meses, que aun depende del cuidado de su madre y que presentaba buenas condiciones  de salud”, explicó Carlos Andrés González Torres, subdirector de Regulación y Calidad Ambiental de la CAM.

Esta especie es de hábitos solitarios, diurno y nocturno, pero dentro del territorio de un macho frecuentemente viven en promedio dos hembras, las cuales se reproducen exclusivamente con ese macho.

Luego de una gestación de 80 días, la hembra da a luz dos cachorros. La dieta es principalmente carnívora, y comen cualquier animal que pueden acechar, atrapar y matar. Se ha evidenciado preferencia en la dieta por roedores y lagartos de mediano tamaño.

En ocasiones ataca aves de corral y esto lo hace objeto de persecución y cacería. La supervivencia de este felino está amenazada por la pérdida de habita y presas silvestres, principalmente causada por agricultura y ganadería.

Su piel fue la más apetecida en la época de las tigrilladas, las cuales surtieron los mercados de la moda de pieles de Norteamérica y Europa en la década de los sesenta y setenta. En la actualidad es el felino más comúnmente tenido ilegalmente en cautiverio como mascota.

[imagewp:427599] El animal fue valorado por los médicos. Foto RCN Radio