Foto: Referencial. Archivo particular.

A través de la Resolución 00929 del 8 de agosto de 2017, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ANLA, consideró inviable el desarrollo de las operaciones de la multinacional. El concepto técnico ha sido soportado por la citada entidad, en cerca de 288 páginas y ha resuelto negar la petición de la empresa Maurel & Prom, argumentado falencias en la información presentada y justificaciones de tipo ambiental que le dieron la razón a quienes advirtieron sobre los riesgos de la exploración de hidrocarburos cerca al complejo de páramo Tota–Bijagual– Mamapacha. Román Ortega, tercer interviniente dentro de este proceso, indicó que la negativa de la ANLA representa un buen presagio, porque el proyecto de exploración petrolera se encuentra muy cerca al lago de Tota y esto puede afectar de manera sustancial los recursos hídricos y el ecosistema. La Autoridad de Licencias Ambientales consideró además que la modificación de los permisos llevaría a que las actividades exploratorias se concentren en 17 veredas de los municipios de Tota y Pesca, y en sectores de las localidades de Firavitoba e Iza, lo cual podría repercutir negativamente en la actividad económica de los campesinos de la región quienes en un buen porcentaje subsisten a través del microfundio.