Durante el desarrollo del aguinaldo boyacense, más de 10 establecimientos nocturnos fueron cerrados de manera preventiva mediante operativos de la Policía Metropolitana. El argumento de las autoridades fue el incumplimiento del horario establecido para los días domingos, que es hasta las 5 de la tarde. Los comerciantes nocturnos pensaron  aprovechar la festividad que se desarrolla en la plaza de Bolívar, pero fueron sorprendidos mediante comparendos educativos y cierre de establecimientos. Pablo Emilio Cepeda, alcalde de Tunja en diálogo con RCN indicó “las restricciones del consumo de licor continúa igual que se ha desarrollado durante todo el año, lo mismo que el pico y placa, que no se ha levantado. Por eso invitamos a la comunidad para que cumpla la norma y que no piense evadir por temporada de fin de año”. Algunos comerciantes critican la medida, puesto que durante todo el año pagaron impuestos y en el  periodo de aguinaldo boyacense buscaban  aprovechar las ventas, pero tendrán que cerrar,  mientras que el funcionamiento de plazoletas 'ambulantes' de bebidas embriagantes no tiene restricción según el comercio formal.