Los habitantes fueron reubicados. Foto RCN Radio

Los habitantes del municipio de Santa María se quedaron sin el servicio de agua potable luego de una creciente de la quebrada El oso, que destruyó parte de la bocatoma principal.

El alcalde Norberto Castro, ratificó que la situación es crítica teniendo en cuenta que se registra una afectación a más de 1150 personas que se vieron inundadas y perdieron sus cultivos de maíz, café, plátano, cacao, además de varias cabezas de ganado y toda una serie de árboles frutales como granadillas.

“Ya nos colapsaron el 90 por ciento de las vías y estamos en una verdadera emergencia donde estamos trabajando entregando la ayuda humanitaria prioritaria, porque además tenemos nueve escuelas donde no hay agua por lo que no se tienen clases”, subrayó.

Agregó que las autoridades locales adelantan una evaluación en la zona para determinar la afectación y las ayudas que se les ofrecerían a las comunidades huilenses damnificadas.