Foto: Capitán Fernando Yepes

Cientos de pescadores del municipio de Puerto Boyacá aprovechan el fenómeno natural que permite mejorar sus ingresos en el final del año y prepararse para la etapa más fuerte de esta abundancia de peces. En un verdadero espectáculo se convierte la subienda, época propicia para que los experimentados pescadores lancen su atarraya o cóngolo para atrapar peces de todo tipo, que se convierten en los apetecidos platos que los turistas disfrutan en los restaurantes, hoteles y en el malecón. [imagewp:437301] Foto: Capitán Fernando Yepes Nicuros, Bocachicos, Bagres, Bagre Sapo, Capaz y Blanquillo abundan en el bello municipio de Puerto Boyacá ubicado en las riveras del Magdalena. “Los pescadores manifiestan que hay abundancia de peces y eso genera recursos económicos para que puedan disfrutar con sus familias del fin de año”, dijo el comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Puerto Boyacá, capitán Fernando Yepes. [imagewp:437303] Foto: Capitán Fernando Yepes En esta población viven cientos de familias que se dedican a la pesca, por lo que resulta positiva la subienda. El capitán Yepes señaló que los peces tienen buen tamaño y que eso incrementa su venta en yuntas o zartas dependiendo de la cantidad que desee el cliente.  [imagewp:437304] Foto: Capitán Fernando Yepes