Una comunidad dedicada a la ganadería teme llegar a la quiebra, tras seis meses de la inundación de sus tierras en el Valle de Ubaté.

Los habitantes del sector de Capellanía ya habían hecho un llamado a través de RCN Radio por esta inundación de predios cuyo origen hasta ahora desconocen. Lo más sorprendente es que empezó en plena temporada seca.

Octavio Forero, uno de los ganaderos afectados en la zona, ve cómo sigue creciendo el nivel de la inundación en sus tierras y cree que pronto la situación será insostenible para él y otras familias. En la última semana han terminado bajo el agua unas 80 fanegadas, afectando a 30 familias.

Wilson García, director de Gestión de Riesgo de Cundinamarca, adelanta visitas constantes y había advertido con anterioridad que con la llegada de las lluvias, la situación de esta zona lechera iba a agravarse. Aseguró que la CAR trata de diagnosticar el problema.

Aunque hasta el momento se desconoce el origen de la anegación de las tierras, se manejan varias causas posibles, entre ellas, que la laguna de Fúquene, a 5 kilómetros del lugar, esté recuperando territorios perdidos, que haya caudales desconocidos bajo tierra, que hayan perdido su balance o que los jarillones cercanos tengan filtraciones.