Un gran susto se llevaron los habitantes del municipio de Garzón en el Huila por el sismo de 3.8 grados en la escala de Richter que fue percibido en el Huila a una profundidad menor de 30 kilómetros. Las autoridades en el departamento confirmaron que no se reportaron daños materiales pese a que fue sentido por los habitantes de los municipios de Altamira, Tarqui, Elías y Guadalupe, donde la comunidad mantuvo la calma. Isabel Hernández, directora del comité departamental de emergencias, ratificó que permanecen muy atentos de estos fenómenos naturales. En el Huila las autoridades locales ratificaron que permanecen activados los planes de contingencia para ser aplicados ante una eventual emergencia que se presente en el territorio huilense, especialmente en aquellas estructuras altas donde son percibidos estos movimientos sísmicos.