Cargando contenido

La Superintendencia anunció una auditoría a la E.S.E Hospital Mario Gaitán Yanguas en Soacha.

El superintendente escuchó a la comunidad.
Foto Cortesía Supersalud

Una evaluación a las más de 300 Instituciones Prestadoras de Salud (IPS), que están operando en el municipio de Soacha en Cundinamarca, exigió la Superintendencia Nacional de Salud debido al aumento de las quejas de los usuarios por la mala atención en el sistema de salud.

El Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal, en su visita a esta población pidió a la Secretaría de Salud de Cundinamarca revisar de forma prioritaria a estas entidades para evaluar cómo están prestando el servicio de salud.

Lea también: Colombia recibió premio por su lucha contra el sarampión y la rubéola

“Me confirmaron que aquí en Soacha había más de 300 IPS, lo cual puede demostrar que hay mucho garaje por ahí y no hay unas instituciones que le permitan a los usuarios no tener que trasladarse hasta Bogotá en busca de atención”, indicó.

Aseguró que le preocupa que se tiene una población de más de 500 mil afiliados localizados en un municipio y es muy triste que tengan que trasladarse para que le presten un servicio hasta el norte de Bogotá”, manifestó.

El Superintendente de Salud en desarrollo de la jornada número 33 de 'Diálogo con la Supersalud', escuchó las quejas de la comunidad que estuvieron enfocadas en las deficiencias en la atención de la E.S.E Hospital Mario Gaitán Yanguas.

“Es injusto que una persona tenga que madrugar desde las 3 o 4 de la madrugada para tomar un turno y que después le digan que no hay agenda”, subrayó.

Aristizabal anunció una auditoría y un acompañamiento especial al hospital local. “Veo que hay un compromiso de la Gobernación de Cundinamarca de fortalecer los hospitales públicos y nosotros como superintendencia tenemos ese trabajo de ayudarle a la red pública, pero si vemos irregularidades las vamos a denunciar”.

Lea también: Garantizamos el servicio en la EPS Cruz Blanca: Supersalud

Destacó que se lleva de Soacha una gran preocupación, tras las inconformidades presentadas por las fallas en la atención de salud que expusieron durante la jornada personas con discapacidad. 

“Una persona con discapacidad que no tenga una atención oportuna no solamente es más costosa para el Sistema de Salud, sino que se va deteriorando la salud y la vida de estas personas”, precisó el Superintendente al realizar un llamado a las EPS para que se garantice con calidad y oportunidad  los tratamientos a estos pacientes.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido