Con dos medidas cautelares ordenadas por el Tribunal Contencioso de Boyacá, los magistrados estuvieron de acuerdo con los historiadores que se oponen a las obras de la Doble calzada por ese tramo, debido a que se afectaría el monumento histórico. Tras una acción popular interpuesta por historiadores y demás defensores de la conservación del monumento y paso histórico de Colombia, se solicitaba la no intervención del puente de Boyacá, para la realizaron de un tramo de la doble calzada Bogotá-Tunja, debido a que según los accionarios, esto incurriría en una "falta y daño gravísimo al patrimonio histórico". La acción popular fue presentada en contra del Ministerio de Transporte, la Agencia Nacional de Infraestructura, el Invías, el consorcio Solarte y Solarte, el Ministerio de Cultura, el departamento de Boyacá y el Municipio de Tunja. En las últimas horas, el Tribunal de Boyacá decretó medidas cautelares al respecto Así, en primer lugar el tribunal ordenó Suspender la aplicación de la resolución no. 3991 de 22 de diciembre de 2014 del Ministerio de Cultura, que autoriza la intervención vial en inmediaciones del monumento nacional. Por lo anterior, el Ministerio deberá enviar un nuevo consentimiento a solicitud del consorcio Solarte y Solarte o de cualquier entidad interesada en la construcción de la doble calzada Briseño, Tunja, Sogamoso (BTS). En segundo lugar, el Tribunal ordena la inmediata cesación de los trabajos de construcción de la doble calzada BTS a la altura del conjunto del parque histórico asociado a la batalla de Boyacá, hasta que con fundamento en el estudio especial de manejo y protección que debe ejecutar el Ministerio de Cultura, se expida una nueva autorización y se obtenga la correspondiente licencia ambiental a solicitud del consorcio Solarte y Solarte o de cualquier entidad interesada en la construcción de la doble calzada BTS. Con lo anterior, las obras de la doble calzada, que pretenden pasar por el puente de Boyacá, para finalizar este año el tramo de la doble calzada Bogotá-Tunja, tal y como lo hizo saber el vicepresidente de la República Germán Vargas lleras el pasado 22 de abril, tendrían que suspenderse. Los planes anunciados del Vicepresidente Germán Vargas Lleras, quedarían suspendidos En esa fecha, en diálogo con RCN La Radio, el vicepresidente Germán Vargas Lleras dijo que los historiadores no tienen razón, que han demorado con la acción popular la construcción de la doble calzada en ese sector por más de 10 años, generando un retrasó en la interconexión y desarrollo de la región, y que además, se cuenta con nuevos diseños que no son nocivos para el patrimonio histórico. "Más de 750 mil vehículos que concurren entre Tunja y Bogotá. Toda la conectividad de Boyacá, no podía seguir en esa situación en ese corredor, hay que ver lo que es un domingo regresar uno de la ciudad de Tunja a la capital del país, los embudos que se forman". Agregó que "<i>En absoluto se va a afectar el centro histórico del Puente de Boyacá. Si eso fuera así no habíamos insistido en terminar esta obra, bajo los nuevos, insisto, los nuevos diseños que presentó el estructurador. No se puede aislar el parque, sino que todo el turismo concurra al mismo</i>", señaló Vargas Lleras. Dijo también que la obra se redefinió para ser viable para la región en términos de turismo, y para conservar el patrimonio histórico del que reviste ese tramo. Pese a la negativa de los historiadores, el Vicepresidente había asegurado que quedaron totalmente licenciados los kilómetros que faltaban en la vía Bogotá-Tunja y que el Consorcio Solarte y Solarte, teniendo el permiso ambiental que hacía falta, estaría finalizada este año la doble calzada a la altura del Puente de Boyacá. Sin embargo, los planes cambiarían luego de ordenarse las medidas cautelares por parte del Tribunal de Boyacá, que también vincula al Instituto Colombiano de Antropología e Historia al proceso para que elabore un plan de manejo arqueológico del Monumento. El Puente de Boyacá, es un bien declarado de Interés Cultural Nacional mediante la resolución 1066 del 2 de agosto del 2006.