La coronel Sandra Vallejos, comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, informó del rescate del arquitecto Edgardo Gómez Posada y del ingeniero civil, Jorge Daniel Arango Russo, quienes desde el pasado 8 de diciembre estuvieron privados de la libertad por un grupo de delincuencia común en el municipio de San Alberto, al sur del departamento del Cesar. De acuerdo con información entregada por la autoridad, los dos profesionales se desplazaron hacia esa población para adelantar una obra y fue este hecho el que, al parecer, fue utilizado como anzuelo por los delincuentes para realizar el secuestro. "Este secuestro se inicia con una llamada que le hacen tanto al arquitecto como al ingeniero para hacer una obra en San Alberto. Llegan al sitio de forma engañosa, fueron abordados por unos sujetos que les exigen apagar los teléfonos celulares y los intimidan. Posteriormente, proceden a dejarlos a las afueras de San Alberto en una camioneta para desviar la atención de la Fuerza Pública y los introducen al interior del municipio", detalló la Coronel Vallejos. Indicó la comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta que tras la retención del arquitecto e ingeniero se produjeron unas llamadas extorsionas, las cuales se originaron desde un establecimiento carcelario. En estas llamadas, los secuestradores se presentaron como miembros de bandas criminales que exigían para su liberación el pago de 150 millones de pesos. "Son momentos que realmente no se los deseamos a nadie. Son momentos que uno no sabe qué hacer, el sentirse amenazado a punta de pistola y estar metido en un monte y que en cualquier momento te pueden disparar. Me vi acompañado en esta situación por mi amigo Edgardo y entre los dos supimos cómo llevar esta situación del cautiverio, nos dábamos fortaleza uno al otro y habían momentos en que sentíamos que las cosas se ponían difíciles y llegamos a orar para que no hiciera presencia la policía para que no se fuera a presentar un combate y que nosotros estuviéramos en el medio", expresó el ingeniero Arango Russo. El ingeniero y el arquitecto fueron abandonados por los delincuentes en un paraje boscoso y posteriormente se dieron a la fuga.