Foto referencial: Ingimage

La Corte Constitucional anuló el contenido dentro de una norma que establecía que el causante de una separación en un matrimonio corría con los gastos completos de educación y alimentación de los hijos que hayan tenido. Para el alto tribunal esta expresión que reza dentro del Código Civil en su artículo 149 estaría violando derechos fundamentales de quienes necesitan de la responsabilidad de los padres frente a un proceso de separación en la cual están en medio menores de edad. Señala la Corte Constitucional que no es una justificación que el responsable de una separación deba responder por todos los gastos cuando en un matrimonio los efectos benéficos para los hijos deben ser asumidos por el padre y la madre -por igual-. "La Corte parte de que el régimen constitucional y legal reconoce iguales derechos y deberes entre los integrantes de la pareja y en relación con sus hijos. Del matrimonio se desprenden efectos personales y patrimoniales de diversa índole, pero cuando el vínculo se disuelve, permanecen en general algunas de las obligaciones económicas entre los cónyuges y se mantienen las relaciones paterno-filiales con respecto a los hijos", advierte el alto tribunal. Dentro de las causales para anular un matrimonio ante la ley están la infidelidad; el injustificado incumplimiento de sus deberes y el maltrato intrafamiliar. No obstante, estas causales de una u otra parte no impide que sean eximidos de las responsabilidades que les corresponde frente a sus hijos. "Pero si el matrimonio se anuló por culpa de uno de los cónyuges, serán de cargo de este los gastos de alimentos y educación de los hijos, si tuviere medios para ello, y de no, serán del que los tenga", fue la expresión declarada inexequible por la Corte Constitucional.