La Registraduría Nacional del Estado Civil ya reportó que las 16 circunscripciones especiales de paz no podrán votarse en el mes de marzo junto con las elecciones parlamentarias porque no hay tiempo suficiente para organizar dicho proceso. Es por esto que en caso de que las denominadas curules de las víctimas lleguen a revivir por cuenta de alguna orden judicial, según las posibilidades que se han planteado, el Gobierno podría convocar elecciones atípicas en esas zonas apartadas del país que aspiran a tener representación en el Congreso a partir del próximo año. El registrador Nacional, Juan Carlos Galindo certificó que “no tenemos tiempo para preparar la logística necesaria para preparar la logística necesaria para este proceso electoral porque implica y trabajo adicional como es la determinación de los puestos de votación, es una labor de campo que tendríamos que adelantar por parte de la Registraduría”. (Lea también: Congreso confirma que impugnarán fallo sobre las curules de paz) “Luego tendríamos que adelantar la inscripción de cédulas, de candidatos y en los dos meses que nos quedan para el 11 de marzo, no alcanzaríamos a disponer la logística del caso”, explicó Galindo sobre la situación. Después de las votaciones al Congreso vendrán las elecciones presidenciales en mayo y si hay segunda vuelta se haría un nuevo proceso en junio, fechas que podrían ser tenidas en cuenta para la organización de las elecciones de las circunscripciones. (Lea también: Decisión final sobre curules de paz se conocerá el próximo año: Tribunal de Cundinamarca) El Gobierno quiere garantizar la representación política de las víctimas a partir del 2018 y por esto le puesta a que una decisión del Consejo de Estado reviva el acto legislativo de las circunscripciones de paz, cuyo archivo fue certificado por el Congreso.