Foto: Lucas Gil

Habitantes de municipios del medio y bajo Atrato exigen mayor atención por parte de las autoridades nacionales a las constantes inundaciones que se registran en sus comunidades. Los líderes de la zona aseguran que son miles de familias las damnificadas por las constantes anegaciones como consecuencias de las lluvias y de la alta sedimentación en las desembocaduras del Río Atrato. Lucas Gil aseguró que los problemas en esas zonas son históricos pero se vienen recrudeciendo. Los municipios afectados por las inundaciones son Riosucio, Bojayá, Medio Atrato y Carmen de Darién en el Chocó y Murindó y Vigía del fuerte en el departamento de Antioquia. Agregó que el cauce del Río Atrato ha aumentado considerablemente, las inundaciones ha conllevado perdidas millonarias en cultivos y daños en los centros urbanos y la aparición de enfermedades. Advierten otros líderes que las inundaciones ocasionan grandes pérdidas en la economía de estos territorios además de graves problemas de salubridad por lo que reclaman al alto gobierno un plan de choque para dragar las bocas en las desembocaduras del Río Atrato y acciones inmediatas para reubicar algunos cascos urbanos.