Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

San Andrés, Islas, cerrada y sin turistas
RCN Radio - Katerine Leal

El archipiélago de San Andrés que recibía más de un millón de turistas al año, lleva por lo menos seis meses sin recibir uno solo, luego de que desde el pasado 18 de marzo, el gobernador Everth Hawkins cerrará la isla como medida para evitar la propagación de la Covid -19. La situación generó una crisis económica entre sus habitantes quienes reclaman la intervención urgente del Gobierno Nacional.  

San Andrés, que durante años llamó la atención de miles por su mar de los siete colores, ahora lo hace por la crisis económica que viven los más de 60 mil habitantes, quienes dependen de las actividades destinadas al turismo. Sus habitantes, comerciantes, hoteleros, vendedores ambulantes, pescadores y prestadores del servicio turístico lanzaron un SOS para poder salvar a la Isla, denominada ‘El Tesoro de Morgan’.  

Lea además: Refuerzan vigilancia epidemiológica en San Andrés

El 28 de marzo se apagaron a la mitad los hornos en el icónico restaurante Hasby, donde se ofrece comida libanesa. El local está ubicado en plena zona hotelera en el centro de la Isla, por lo que habitualmente las ventas eran altas y contaban con ocho empleados. Sin embargo, por cuenta de la falta de turistas, sus ingresos cayeron en un 80% lo que llevó a despedir a la mitad del personal. 

Alejandra Verdesí, administradora del lugar, señala que “la pandemia fue un choque muy duro para el restaurante ya que bajaron las ventas en un 80% de lo que normalmente manejábamos, por lo que nos tocó hacer una reestructuración del personal para poder cubrir estos costos, despidiendo a la mitad”. 

Verdesí, asegura que la visita de los turistas es fundamental para mantener a flote el restaurante, “por lo que las ventas se nos cayeran casi que totalmente. Nosotros sentimos que es necesario que haya una reapertura responsable, acompañada del Gobierno, si queremos avanzar, pero debe ser organizada para evitar un rebrote de la pandemia”, afirma.  

Puerto de San Andrés desde donde salen los turistas hacia los cayos e islas del Archipiélago
RCN Radio - Katerine Leal

La situación también ha sido difícil para Víctor Ebriham, dueño de la empresa prestadora de servicios Expedition, quien durante los últimos cuatro movilizaban entre 150 y 200 turistas al día, por los diferentes atractivos que tiene San Andrés.

Hoy, tras seis meses de parálisis en su actividad, tuvo que cerrar las oficinas de su negocio y por ahora sobrevive gracias a la pesca. 

“Nos hemos ido a pescar y así hemos sobrevivido estos seis meses, pescamos para comer y vender, pero es muy difícil”, relata Víctor, mientras señala que a pesar de ser raizal, por el hecho de estar dedicado a otra actividad que no es la pesca no le es fácil. “Ojalá el Gobierno Nacional eche los ojos sobre San Andrés, ahora es cuando la Isla los necesita”, indicó.  

Víctor también hizo un llamado a la banca nacional, ya que asegura que "es la oportunidad para que salven a las empresas como el país en un pasado salvó a la banca. Pero no le quieren prestar a los empresarios, uno va por un crédito y lo primero que le dicen es: ¿Cuándo me vas a pagar si no hay turismo? Y no nos prestan nada”.  

Otras noticias: Colombia pensó que ganaba mucho con elección en el BID y no consiguió nada: analista

Más historias

Durante los últimos 40 años, Alí Mustafá se ha desempeñado como comerciante vendedor de perfumes y prestador de servicios turísticos, junto con su familia y confiesa cómo llegaron las deudas en medio de la pandemia.

Tengo varios negocios, pero todos están parados. No hemos hecho la primera venta en seis meses y nos preocupan nuestros trabajadores, ellos dependen de nosotros y no los hemos querido abandonar porque han estado con nosotros en las buenas, y ahora hay que estar con ellos en las malas”, señala.  

Mustafá, de ascendencia libanesa, dice que los comerciantes ya no pueden aguantar, por lo que pide la intervención del Gobierno Nacional.

Es muy duro que el Gobierno nos haya abandonado de esa manera, las ayudas son mínimas y en San Andrés la vida es más cara que en el interior del país, por lo que no se puede vivir con eso. Estamos del día a día, como mucha gente, pero no podemos aguantar más por eso necesitamos que el Gobierno genere más contratación interna”, sostiene.  

Para tener un sustento económico, Mauro Miler, quien pertenece a la asociación de taxistas que operan desde el aeropuerto, relata que ante la falta de turista ahora trabaja en construcción.

Estoy varado, a pesar de que mi esposa tiene, además, una posada, pero todo está parada y no tenemos dinero, por lo que me tocó salir al rebusque y como también sé construcción me tocó empezar a sobre vivir de eso”, señala.  

Miler, antes de la pandemia, lograba hacerse cerca de 200 mil pesos al día, ahora con los trabajos que se rebusca asegura que le toca hacer “maravillas” ya que el alto costo de la Isla hace que no le alcance para mucho.

Aquí todo es muy caro porque llega de afuera y desde que se perdieron las aguas en La Haya, ya no podemos pescar como antes, por eso nos toca acostarnos con el estómago vacío porque también tenemos hijos a lo que hay que ayudar”, afirma.  

Por su parte, Francisco Durán, quien trabajaba en una empresa de Turismo, tras ser despedido, tuvo que comprar una moto para transportar material de construcción.

Él advierte sobre las consecuencias por la falta de empleo. “Estamos atravesando por una situación muy difícil, ya que la economía de la isla funciona con base al turismo en un 100%, y esto trae consigo vandalismo y una cantidad de cosas ya que no hay forma de trabajar, no tenemos nada que hacer”, indicó.  

San Andrés, aislado desde el pasado 28 de marzo, como medida para evitar la propagación de la Covid-19, hoy presenta pérdidas económicas casi en su totalidad, situación que se agrava para sus habitantes por el elevado costo de vida, como lo señala Wilson López, líder cívico.  

Más información: "Duré 10 minutos muerto y volví a nacer”: Mauricio Martínez, sobreviviente de Tasajera

“En la isla siempre hemos estado en una crisis que hasta ahora se está reflejando porque vivíamos del turismo y este nos dejaba un dinero diario; sobrevivía el comercio y la población a pesar de que estamos sobre poblados, pero con la pandemia nos encontramos ante una crisis laboral y de salud inmensa, a esto además se le suma el abuso de autoridad por parte de la Policía por cuenta de la pandemia”, señaló.  

Para López, “en San Andrés el abastecimiento es normal y los costos no se han aumentados, sin embargo, como había recursos económicos la gente no le paraba bolas a los costos elevados que tiene la alimentación en la Isla”. Aseguró que mientras en el ‘continente’, como le llaman al resto del país, una libra de papa vale 200 pesos, en San Andrés cuenta 2.000.  

Y ante la imposibilidad de muchos de sus habitantes para lidiar con los altos costos, algunos volvieron al trueque, como lo cuenta Fernando Teilor, prestador de servicios turísticos y quien tenía un Food Truk que vendía comida rápida a los turistas. “Nos ha tocado sobrevivir, porque la mayoría no teníamos un ahorro para enfrentar la pandemia. Tuvimos que volver a la pesca, a la agricultura para poder tener un sustento, pero también tuvimos que volver al intercambio para poder comer”, relató.  

Indicó que si bien han llegado ayudas de los Gobierno, a través de mercados, las ayudas no son suficientes y en muchos casos han tenido que repartir un mercado entre varias familias.  

Audio

San Andrés lanzan un SOS al Gobierno Nacional ante la crisis económica que viven por la pandemia

0:27 5:25
Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.