En el lugar se presenta afloramiento de petróleo y emisión de gases.

Cruda Lizama
RCN Radio

Crítica es la situación que se presenta en el sector de La Lizama del corregimiento La Fortuna, en Barrancabermeja, donde desde hace más de 15 días se presenta una grave contaminación ambiental por derrame de crudo.

Didier Tavera, gobernador de Santander, visitó el lugar y aseguró que el panorama es preocupante porque se presenta un afloramiento de petróleo de 10 metros de altura y emisión de gases que los obligó a ingresar al sitio con máscaras para evitar cualquier afectación a la salud.  

“Aquí me dicen que hubo un afloramiento de crudo de más de 10 metros, por lo que pude observar de las palmas, yo creo que fue hasta más. Es más de lo que yo esperaba ver, también lo que pudimos verificar es que hay un afloramiento a borbollones de agua, crudo y lodo y una contaminación. Hoy tuvimos que entrar con máscaras por la emisión de gases que es bastante fuerte”.

El mandatario le exigió a Ecopetrol pasar un informe de cuánto petróleo queda en la quebrada La Lizama aún cuando la estatal petrolera comunicó que ha retirado 20 mil barriles del lugar.

“Me dice Ecopetrol que han logrado remover más de 20 mil barriles de crudo en menos de ocho días, yo creo que ni el mejor pozo de Colombia tiene antecedentes de haber tenido un afloramiento de petróleo como el que se tiene allí”, dijo.

Residentes de la zona aseguran que aunque la emergencia ambiental lleva más de 15 días, la situación cada vez es más preocupante porque amenaza con involucrar a quienes residen en los sectores aledaños y a quienes han tenido que desalojar su vivienda por los fuertes olores producto de los gases.

La contaminación se presenta por derrame de crudo que más allá de generar pérdidas en el ecosistema como mortandad de peces y especies, obligó a las autoridades del Magdalena Medio Santandereano a evacuar a las familias que residen alrededor del lugar ante el riesgo que la situación representa para niños y adultos.  

Encuentre más contenidos

Fin del contenido