A la Fiscalía y la Procuraduría General de la Nación fueron remitidos los oficios en los que se referencia posibles irregularidades cometidas por el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández. Foto: RCN Radio.

La Contraloría de Bucaramanga envió copia de un control de advertencia a la Fiscalía General de la Nación en donde se explica la posible irregularidad que estaría cometiendo el alcalde, Rodolfo Hernández, al solicitar el pago de donaciones a los contratistas que tienen cuentas con la Administración Municipal.

Rolando Noriega, Contralor encargado, señaló que para dicho control se tuvieron en cuenta tres hechos. El primero está relacionado con el flujo de caja que confirmó la Secretaria de Hacienda y que asciende a $83 mil millones.

El segundo argumento se refiere a las continuas quejas de los contratistas, por el no pago de obras ya realizadas con la Alcaldía, pese a contar con el dinero suficiente.

Y como tercer punto el contralor Noriega expuso las diferentes declaraciones del Alcalde, quien con respecto a las donaciones ha señalado que a los contratistas les está pidiendo “que colaboren con la ciudad, que donen parte del dinero que se ganaron, para que reciban el cheque de pago. ¿Cómo es que ellos roban? Nos tienen jodidos de que los contratistas se roban algo y es legal y cuando uno trata de apretar entonces es ilegal”.

Ante esto el jefe del ente fiscalizador señaló que se podría estar incurriendo en el delito de concusión por parte del alcalde, Rodolfo Hernández.

La Contraloría Municipal emitió además un soporte de legalidad en el que se estipula que la Alcaldía sí cuenta con recursos para cancelar obligaciones pendientes, como un crédito de tesorería adelantado el año pasado por $17 mil 200 millones y que ha generado intereses por $500 millones, los cuales no han sido cancelados.

Los oficios también fueron remitidos a la Procuraduría para que determine si habría faltas disciplinarias.