Foto cortesía

[imagewp:305221] Foto cortesía Uno de los más grandes retos del Gobierno Nacional es bajar los índices de cultivos ilícitos en el país en 2017 ya que, según cifras de Naciones Unidas, Colombia pasó a ser el mayor productor de hoja coca en el mundo. El reto para este año es acabar con cerca de 100 mil hectáreas ilegales, 50 mil con sustitución; el resto de forma forzosa con ayuda de glifosato terrestre y cuyo plan inició desde los primeros días del año para cumplir la meta. En Norte de Santander se tiene programado iniciar los trabajos de erradicación manual y fumigación con glifosato de cultivos ilícitos en las próximas semanas, lo cual levanta la preocupación de campesinos dedicados a la siembra de este cultivo. Juan de Dios Toro alcalde del municipio de El Tarra dijo a RCN Radio, que el gobierno debe primero garantizar la sustitución antes de tomar la decisión de arrancar la mata de coca. "El tema de cultivos es complicado, pero no se puede llegar arrancar la coca si llevarle al campesino una fuente de ingreso distinta, se debe socializar con el campesinado estas acciones y no llegar de esta manera a destruir el único sustento de la gente" expresó el alcalde. Finalmente el burgomaestre firma que "en la región el campesino tiene toda la disponibilidad para salir de la droga, pero exige implementación de programas de sustitución y proyectos agrícolas como el cacao y la palma de aceite en Norte de Santander"