Cargando contenido

Son 30 mil habitantes en Lebrija, quienes están sufriendo con el desabastecimiento de agua por el descenso que tuvo la represa Piedras Negras. Foto: tomada Cdmb / RCN Radio.



Ante el descenso dramático de la represa Piedras Negras, en Lebrija, que llevó al desabastecimiento y racionamiento de agua potable, la CAR de Bucaramanga declaró la alerta amarilla, sostuvo la subdirectora de gestión ambiental rural, Lyda Pineda.

Para averiguar que sucedió con la represa de donde se toma el agua para el municipio, la entidad ambiental, además, destinó un grupo de profesionales que se encargará de emitir un concepto frente a esta problemática.

Al respecto, el alcalde, Javier Uribe, explicó que a lo largo de la represa se detectó como los campesinos instalaron entre 40 y 50 tubos para tomar agua como regadío para los cultivos de tomate, pimentón y pepino, lo que refleja la insensibilidad de los campesinos para preservar el agua.

A partir del momento se prohibió todo tipo de toma de agua para sembrados en donde se aprecian entre 100 mil y 200 mil matas de esos productos. Por el momento solo se autorizará el agua para el consumo en esa zona rural de Lebrija, puntualizó.

Mientras tanto, el municipio fue declarado en alerta amarilla, aseguró la Subdirectora Ambiental Rural de la Cdmb (Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga).