Preocupantes son las cifras que ha tenido que cancelar el departamento de Santander por la atención a más de mil venezolanos que han necesitado del sistema de salud en algunos municipios de la región. A la fecha, el gobierno departamental ha pagado 1.500 millones de pesos por la atención de urgencias a ciudadanos del vecino país y según Alejandro Rivero, secretario de salud de la región, lo que atemoriza es que con el paso de los días las cifras continúan en aumento. "Preocupa este tema, nosotros ya hemos pagado más de 1.500 millones de pesos en atención a población venezolanos, lo que preocupa también es que muchos de ellos más allá de una urgencia necesitan a veces intervenciones quirúrgicas o tratamientos que no podemos cubrir. El ingreso continúa aumentando y con ella la deuda".  Explicó que aunque solo pueden prestarles el servicio de atención de urgencias, tales costos están desbordados en el departamento. Más de mil venezolanos han sido atendidos en los centros asistenciales de Santander, situación que le ha generado un costo de 1.500 millones de pesos al departamento.