El Municipio de Bucaramanga no entregó la información relacionada con los ingresos de libre destinación y de ese modo no podrá ser certificado por la Contaduría General de la Nación.

Así lo indicó el concejal Pedro Nilson Amaya, quien con documentos en mano, sostuvo que de esta forma se podrían ver afectados recursos de inversión a través de créditos.

Señaló que desde el año 2000, Bucaramanga no ha tenido inconvenientes con la certificación, “pero hoy con el desorden que vemos en la Administración Municipal, estamos adportas de quedar sin ese documento que impediría incluso las presentación del presupuesto para el año 2018”.

Según dijo, son dos certificados, una del DANE y otra de la Contraloría General de la Nación que deben tenerse en cuenta para la categorización y esta última no se va a obtener, por lo menos hasta el momento, según documentación

El corporado sostuvo que prueba del desorden que reina en la Alcaldía se da con la presentación de una adición de recursos para el Inderbu por $50 mil 889 millones de pesos correspondientes a rendimientos financieros del año 2015, “situación que contradice la falta de recursos que ha argumentado el Alcalde”.