Foto referencial de archivo



En el barrio de la Ceiba del municipio de Ábrego, un uniformado de la Policía fue víctima de una agresión física por parte de un individuo que con sus dientes, no admitía que se realizará un operativo en su vivienda.

El coronel George Quintero comandante de la Policía en Norte de Santander dijo a RCN, el hecho de intolerancia se registró cuando un hombre de 37 años de edad, en aparente estado de embriaguez protagonizó una fuerte discusión en la casa de un familiar, con su propio hermano, en donde sus vecinos decidieron llamara al cuadrante de la Policía.

Cuando los uniformados llegaron a la vivienda, uno de los hombres involucrados en la riña que se encontraban en alto grado de  exaltación, en un acto irracional mordió a unos de los patrulleros que atendían el caso a tal punto de quitarle uno de sus dedos.

Debido a las lesiones ocasionadas por el fuerte mordisco, el uniformado  fue atendido en el hospital de Ábrego, en donde le realizaron las curaciones y emitieron una incapacidad de siete días.

Ante lo sucedido, el capturado tendrá que pagar una multa económica de 32 salarios mínimos legales vigentes, además de las implicaciones penales  que implican.