Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Juan Valderrama y Amory Ojeda
Juan Valderrama y Amory Ojeda
Facebook

Las autoridades colombianas investigan la desaparición de la chilena Ilse Amory Ojeda, cuya familia desconoce su paradero desde el pasado 30 de marzo cuando estaba en la ciudad de Bucaramanga, capital del departamento de Santander. 

El comandante de la Policía de Bucaramanga, general Manuel Vásquez, afirmó que esa institución y la Fiscalía abrieron una investigación por la desaparición de Ojeda, sargento retirada de Carabineros de Chile, a partir de una denuncia que instauró su pareja. "Hemos dispuesto un equipo de investigación articulado para dar con el paradero de esta ciudadana chilena", aseveró el general Vásquez. 

El pasado 11 de abril, Alejandra Margarita Ojeda, hermana de Ilse Amory, denunció en sus redes sociales la desaparición y detalló que ella viajó a Colombia con su pareja, el colombiano Juan Guillermo Valderrama Amezquita, el 5 de marzo. Según aseguró, su hermana podría estar en Puerto Parra, Charalá y Bucaramanga, en el departamento de Santander. 

Tras este caso, varios medios han dado a conocer información. Uno de ellos El Tiempo, que informó que la pareja de la chilena tiene 23 años menos que ella. De acuerdo con las primeras pesquisas, Juan Guillermo Valderrama estuvo con ella en Chile y él regresó solo a Colombia, pero acordó con ella que le consignara mensualmente un monto, situación que la familia, que no aprobaba la relación, consideró extraña. 

Lea también: ¿Policía chilena desaparecida en Bucaramanga fue maltratada por su novio?

“Ellos se conocieron cuando él era mesero, le dio posada en su casa y luego se dieron las cosas y hubo un romance. Ellos se iban a casar. Yo le dije a mi hermana que podría ser su hijo, que cómo le íbamos a permitir esta brutalidad y, al final, no se casaron. Él por temas legales volvió a su país y mantuvieron su relación a distancia”, dijo Alejandra Margarita Ojeda, al informar que ella le consignaba un millón y medio de pesos colombianos mensuales. Luego le mandó suficiente dinero como para que comprara un vehículo. 

“Nosotros le decíamos que no le diera dinero, pero al fin y al cabo era el dinero de ella y ella se veía contenta y nos tranquilizó que él vivía en Colombia. En octubre de 2018 Juan volvió a Chile porque mi hermana le había comentado que iba a recibir 20 millones de pesos chilenos (95 millones de pesos colombianos) por retirarse de Carabineros, entonces él viaja para que ella no se arrepienta de viajar y él llevársela. Él le dice que pueden invertir en Colombia”, agregó la hermana de la mujer desaparecida al citado medio. 

El colombiano fue interrogado por las autoridades el 5 de abril anterior. Según dijo, estaban en Bucaramanga comprando unos elementos para remodelar la casa en la que vivían cuando ella se molestó porque a él le entró la llamada de una mujer, que no identificó.

Ella sintió celos y salió del recinto, según el relato que dio. Desde entonces, asegura, no sabe nada de su paradero. En ese momento, él no había puesto el denuncio de la desaparición: lo hizo el 12 de abril, 8 días después de que las autoridades lo abordaran.

Según la Popular Stéreo Colombia TV, el colombiano de 28 años de edad sostenía otra relación con otra extranjera, identificada como Becky Evans, también mayor que él y natural de Estados Unidos. "Juan Guillermo estuvo en Puerto Parra (municipio de Santander) con Ilse Amory a mediados de marzo, luego de que ambos llegaran a Colombia el 5 de ese mes en un vuelo procedente de Santiago con escala en Lima y Medellín", señala. "El 22 de marzo pasado, el joven estuvo allí mismo con Becky Evans, con quien salió ese día en la tarde a las calles del pueblo, aunque la mantuvo la mayor parte del tiempo en la casa de la profesora", agrega el citado medio, al explicar que la docente es Jinet Amezquita, su madre. 

Lea también: Policía chilena ya lleva 21 días desaparecida en Bucaramanga

También sostiene tal medio que el colombiano tenía un restaurante en Colombia, junto a su pareja. Dado que éste fracasó, él se fue a Chile a trabajar como mesero en el Club de Suboficiales de los Carabineros de Santiago, donde conoció a la chilena desaparecida, la enamoró y la instó a que le consignara un salario mensual. Las pesquisas están abiertas y no hay personas detenidas.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.