Cargando contenido

El desplazamiento de varias familias campesinas apartó a los menores de sus aulas, tras recurrentes choques entre ELN y EPL.

Desplazamiento de Familias Campesinas en el Catatumbo
Foto de Archivo

Los enfrentamientos entre las guerrillas del ELN y EPL en zona rural del municipio de Ábrego, en la zona del Catatumbo de Norte de Santander, el pasado 22 de octubre, obligaron a salir desplazadas de sus parcelas a 245 familias.

Una situación similar se registró en zona rural del municipio de La Playa, en donde el pasado 2 de noviembre 21 familias de las aldeas de la Capellanía y los Cascos se trasladaron hasta el casco urbano de Ocaña, por amenazas de esos grupos ilegales.

Lea ademásLa ONU advierte del desplazamiento de 266 familias en el Catatumbo

Según el reporte entregado por la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), aproximadamente 400 niños durante una semana no recibieron clases por falta de garantías en materia de seguridad.

Miriam Ortega, secretaria de Educación de Norte de Santander, dijo a RCN Radio que “en el último año se registraron varios incidentes con niños y niñas de la zona del Catatumbo, quienes se vieron obligados a no ir a clases por enfrentamientos de grupos armados y la instalación de campos minados”.

Así mismo, dijo la funcionaria que no solamente estaban en peligro los estudiantes sino también los docentes que no se podían movilizar a sus sitios de trabajo.

Le puede interesarEncapuchados mataron a una persona en zona de frontera

Este 25 de noviembre se reactivaron las clases en la zona rural de los municipios de Ábrego y La Playa, en donde los niños recibirán clases y tendrán la oportunidad de recuperar y de presentar los exámenes pertinentes teniendo en cuenta que el calendario escolar termina el próximo 30 de noviembre.

Según OCHA, desde finales del mes de agosto del año 2018 se vienen presentando graves problemas de orden público en varios municipios de la zona del Catatumbo, lo que ha afectado aproximadamente a 44 mil menores de 80 establecimientos educativos, en los que tanto alumnos como profesores han sido víctimas de campos minados.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido