Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

fjbernal
Vía Bucaramanga - San Gil.
Vía Bucaramanga - San Gil.
Foto: RCN Radio

Los fuertes aguaceros que han caído en Santander generaron caída de piedras de gran tamaño y árboles en la vía Bucaramanga – San Gil, en el sector Pescadero.

Por esa razón y de forma preventiva se mantiene el cierre de esa importante carretera en Santander. De hecho, el Instituto Nacional de Vías (Invías) señaló que la apertura se mantiene en verificación, debido a la gran cantidad de roca que se desprendió del talud.

Para las personas que se desplazan hacia Bogotá se les sugirió tomar la ruta Bucaramanga – Troncal del Magdalena Medio y viceversa si viajan a la capital santandereana.

Además de esta carretera, también hay afectación en la vía Bucaramanga – Cúcuta, en el kilómetro 22, en donde se presentó un grave deslizamiento, mientras la vía San Gil – Charalá, en donde por lo menos ocho deslizamientos tienen el paso restringido, según denunció el veedor Marco Antonio Velásquez.

Según el Invías, uno de los aspectos más preocupantes es que en estos momentos no hay señalización y por ello se podrían presentar accidentes. 

En el caso de  la vía Bucaramanga – Cúcuta se presentan aperturas intermitentes en los siguientes horarios: 11 a.m. hasta 1 p.m. y 4 p.m. a 6 p.m.

El alcalde de Floridablanca, Héctor Mantilla, indicó que esta apertura se mantendrá mientras no se generen más emergencias o haya lluvias en el lugar.

En la zona, dijo el alcalde, hay por lo menos 61 familias que deben ser desalojadas, ante el riesgo en el que se encuentran por la fragilidad del talud el cual lo ha desestabilizado la lluvia.

El principal inconveniente se fundamenta en la falta de recursos para hacer el traslado, según explicó la alcaldesa de Tona, Carmen Ramírez, quien indicó que el terreno es inestable y en cualquier momento podría colapsar.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.