Un incumplimiento en los requisitos de legalidad y errores jurídicos provocaron el hundimiento del presupuesto municipal para el año 2018. Según el concejal Wilson Mora, el Confis en donde se elabora el presupuesto del siguiente año no cumplió con los requisitos y tampoco fue precedido por el alcalde de Bucaramanga o su delegado lo que les impidió aprobarlo. "Que la ley obliga a unos requisitos para que sea válido y se determinó que no fue precedida por quien tiene las facultades o un delegado. Por eso, nuevamente el presupuesto para el año 2018 se hunde pero por errores jurídicos de la administración municipal, el año pasado se hundió fue porque no incluyeron los presupuestos participativos".  El concejal aseguró que ahora, el presupuesto para el 2018 tendrá que aprobarse por el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández a través de decreto. "No podíamos entrar a una investigación porque estaríamos conociendo la ilegalidad y si lo aprobamos así incurriríamos en una falta. El alcalde tendría que aprobarlo a través de decreto pero después de 2 años ya es hora de que conozcan las normas y presenten los documentos tal y como lo exige la ley".  El corporado aseguró que en su momento el concejo municipal detectó 14 errores dentro del documento para la aprobación del presupuesto y que aunque fueron dadas a conocer a la administración, ésta se negó a corregirlas.