Foto: Policía Metropolitana de Bucaramanga

Quedan por desmantelar alrededor de 30 ollas de Microtráfico en el Área Metropolitana de Bucaramanga en lo que resta del año. En Bucaramanga y en municipios como Piedecuesta y Girón aun quedan ollas de microtráfico por desmantelar, según el coronel Reinaldo Rojas comandante operativo de la Policía Metropolitana el trabajo que hace la comunidad mediante la denuncia es indispensable para acabar con estas ollas de microtráfico y aunque se han logrado buenos resultados  aún queda mucho por hacer. "Al finalizar el año 2015 se realizaron tres mil seiscientas capturas por microtráfico, se desmantelaron 88 ollas en diferentes partes del Área Metropolitana, a seis inmuebles se les realizó extinción de dominio," señaló el coronel Rojas. "Después se recuperar el sector de la 30 en el centro de Bucaramanga se han desmantelado 17 ollas de microtráfico en lo corrido del presente año, esta es una situación en la que hemos trabajado constantemente con operativos constantes en sectores como en los alrededores del Centenario,   la carrera 14 y de la calle 31 hasta la 28" agregó el oficial. Modus Operandi  Si bien las ollas del microtráfico persisten en la ciudad, es importante mencionar que los delincuentes están operando de otra manera, una de ellas a través del domicilio puerta a puerta, o ventas de estupefacientes en espacio público donde se camuflan los expendedores de droga, dijo el Comandante Operativo de la Policía Metropolitana de Bucaramanga Para nadie es un secreto que los expendedores de estupefacientes se las ingenian para distribuir la droga en sectores de la ciudad, ante esta situación el coronel Rojas señaló que se mantienen los controles mediante los informantes o la red de apoyo que la integran los comerciantes de la ciudad, taxistas y demás gremios que desean que este flagelo de la venta de estupefacientes se acabe. Sectores afectados  Según habitantes de los barrios Girardot, Gaitán, Nariño y el centro de Bucaramanga las ollas de microtráfico persisten y en estos lugares los expendedores se enfrentan por liderar las ventas de los estupefacientes. Líderes comunales de estas zonas aseguran que la venta de estupefacientes es constante, y solicitan a las autoridades que se aumenten los controles para acabar con las ollas de droga que aún quedan. Constante lucha  En el momento en que se realizan las capturas por estupefacientes la ley es muy clara, según la Corte Suprema de Justicia quienes porten una dosis de marihuana mayor que la permitida es decir 20 gramos, no podrán ser judicializados siempre y cuando demuestren que necesitan de esa cantidad porque su adicción lo requiere,  esta situación según el coronel Reinaldo Rojas comandante de la Policía Metropolitana se volvió flexible en el momento de la judicialización y en muchas ocasiones se pierde el esfuerzo de las capturas. Por eso la corte suprema de justicia considera que cuando haya excesos en porte de estupefacientes, el portador debe explicar por medio de un médico legalmente porqué requiere de cierta cantidad de droga al reconocer que es un consumidor activo del alucinógeno.