Cargando contenido



A través de un informe en el que se analizó el primer año de gestión del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández y el manejo de las finanzas del municipio, la Contraloría General de la República encontró 26 hallazgos fiscales de los cuales uno podría terminar en investigación penal.

Las inconsistencias reportadas por el ente de control se habrían presentado en los pocos recursos que se destinaron para los programas de infancia y adolescencia en los que se dejaron de ejecutar 2 mil 712 millones de pesos.

Así mismo, se habría presentado un faltante de $1.700 millones de pesos en el fondo de la Tesorería Municipal y no se habrían invertido $30 mil millones en el mejoramiento estructural de los centros asistenciales de Bucaramanga.

Jorge Gómez Villamizar, contralor del municipio, explicó que en cuanto a la destinación de los recursos para la primera infancia que no se cumplieron "obedecen al sistema general de participación y se dejaron de invertir más de 3 mil millones de pesos para beneficiar a los niños de Bucaramanga y más cuando es una obligación invertir el dinero"

El funcionario local aseguró que la Administración Municipal pudo controvertir el informe de la Contraloría General pero no lo hizo, por lo que la información entregada por el ente de control hace referencia a unos resultados definitivos.