Cargando contenido

La Procuraduría confirmó la decisión contra la funcionaria municipal, quien firmó contratos que aparentemente presentan irregularidades.

María Constanza Arteaga
María Constanza Arteaga
Secretaría de Salud Cúcuta

La Procuraduría provincial de Norte de Santander confirmó la suspensión provisional del cargo por tres meses de la secretaria de Salud de Cúcuta, María Constanza Arteaga, por aparentes irregularidades en contratos de salud por valor de 1.081 millones de pesos, en medio de la pandemia por la COVID-19.

El ente de control halló elementos de juicio que establecen que, de mantenerse la funcionaria en el cargo, estaría interfiriendo en la investigación que adelantan las autoridades competentes.

Le puede interesar: El mundo superó los cinco millones de contagios de coronavirus 

La investigación se originó luego que la Personería municipal denunciara la compra de un jabón quirúrgico por un valor cercano a los 46 mil pesos y un contenedor de basura Industrial de 360 litros en 525.210 pesos, los cuales estarían por encima de su valor comercial.

El alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez, indicó que acepta la decisión tomada por parte de la Procuraduría sobre la suspensión de la secretaria de Salud. Sin embargo, aseguró se trata de una persecución política al no contar con pruebas sobre las posibles irregularidades.

"Respetamos las decisiones de las autoridades; vamos a interponer los recursos que sean necesarios y que la ley permita. Lo que sí tengo es la plena seguridad que las pruebas que recolectaron contra la funcionaria son infundadas, no hay pruebas suficientes, están los documentos, las especificaciones técnicas de lo comprado", expresó el mandatario local.

Asimismo, el alcalde de Cúcuta afirmó que está situación busca desestabilizar el trabajo de la administración municipal. "Los abogados estarán tomando las medidas necesarias para llevar a buen termino estás investigaciones", dijo Yañez. 

Lea tambiénEjército responde a denuncia en Norte de Santander, asegura que fueron atacados 

Entre tanto, La Procuraduría General de la Nación abrió investigación y suspendió provisionalmente al gerente del Hospital Emiro Quintero Cañizares de Ocaña, Jairo Pinzón López, por presuntas irregularidades en la celebración de 22 contratos de obra, suministros de material quirúrgico y de medicamentos por más de $4.500 millones de pesos en medio de la pandemia.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido