Una fuga en la red de gas natural de la cual se sirve San Vicente de Chucurí y la negligencia del propietario del predio en donde está el daño que ha impedido el ingreso de personal experto de Ecopetrol, generaron la suspensión en el servicio de gas natural en esta localidad, afectando a unas 28 mil personas.

Óscar Ferney Rincón, gerente de Mares de Ecopetrol, señaló que por esta tubería se transportan 5 millones de pies cúbicos de gas que la estatal petrolera utiliza para procesos de la refinería de Barrancabermeja.

El funcionario explicó que el daño se detectó en el sector Pozo Nutria y obligó al cierre de las válvulas, al tiempo que se ordenó quemar el gas en la compresora ubicada en La Lizama, mientras se puede solucionar la contingencia.

Una de las principales recomendaciones que se ha hecho a las personas que viven en la zona aledaña es que eviten cualquier punto caliente mediante fuego o quemas que puedan generar riesgos asociados.

Al respecto, Juan Manuel Álvarez, abogado del dueño del predio, sostuvo que a Ecopetrol se le ha solicitado que se siente a dialogar por los daños ambientales que se han registrado en los últimos años. “Además no se está aplicando la política de responsabilidad social, porque no tienen servidumbre petrolera”.

Cada vez que se presenta esto, Ecopetrol envía un nuevo funcionario que supuestamente va a hacer el enlace sobre la problemática y posteriormente todo se reversa, dejando al dueño del predio el cual ha sido afectado con daños y perjuicios en un monto cercano a los mil millones de pesos.