El precio de la carne tuvo un incremento de 43%.

Una difícil situación atraviesan los habitantes del municipio de Barbosa en Santander, quienes no tienen acceso a la compra de carne desde que el Invima cerró la planta de sacrificio animal en la localidad por el incumplimiento de normas higiénico sanitarias.

Deyanira Ardila, alcaldesa de Barbosa, aseguró que 116 personas que vivían de la comercialización del alimento están desempleadas y que en su municipio se presenta un desabastecimiento de carne desde hace varios meses.

“Son aproximadamente 56 familias que vivían de la planta de sacrificio más los vendedores de carne en las famas que ya no tienen qué vender. La verdad la situación es crítica en nuestro municipio”, agregó la Alcaldesa.

La mandataria aseguró que la problemática se agudizó porque deben trasladar los animales a Vélez en donde no hay agua o a Boyacá en donde hay alerta por fiebre aftosa.

“Nos dejan dos opciones ir a las plantas de sacrificio de Vélez en donde no hay agua para la comunidad, entonces mucho menos para los animales y el matadero; la otra es Boyacá pero allá está cerrada la frontera por el riesgo de fiebre aftosa o sino, ir a Oiba pero la misma porque se tiene que pasar por Boyacá”.

La alcaldesa les pidió a las autoridades departamentales y nacionales agilizar el trámite para que Barbosa vuelva a tener planta de sacrificio animal.

Cierre de la planta de sacrificio animal de Barbosa, Santander, incrementó el costo de la carne en un 43%

Antes del cierre de la planta de sacrificio animal de Barbosa, Santander, los habitantes podían conseguir una libra de carne en 7 mil pesos, después de la situación que ha desencadenado desabastecimiento del alimento, su precio se elevó en un 43%.

Deyanira Ardila, alcaldesa de la localidad indicó que las pérdidas económicas se reflejan para quienes sacrificaban a los animales y para aquellos que comercializaban la carne.

Los habitantes de Barbosa deben buscar la carne en otros municipios cercanos ante el desabastecimiento del alimento que se generó con el cierre del matadero ordenado por el Invima.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido