La Autoridad Nacional de Pesca denunció que inescrupulosos se hicieron pasar como pescadores para recibir las ayudas.

Pescadores
Pescadores de la región se vieron afectados por el derrame de crudo del pozo 158 de Ecopetrol.
Foto: Colprensa

Luego de un censo realizado por la Autoridad Nacional de Pesca (AUNAP), en la Lizama, Santander, para identificar el número de familias afectadas tras la emergencia ambiental por el derrame de crudo, se detectó que personas inescrupulosas se hicieron pasar como damnificadas.

El director regional de AUNAP,  Yesid Bello, en diálogo con RCN Radio precisó que aparecieron “falsos pescadores”, quienes intentaron hacer los trámites para obtener los beneficios otorgados por Ecopetrol a los afectados por la tragedia ambiental.

El funcionario señaló que los pescadores de la región están debidamente carnetizados e identificados por la Autoridad Nacional de Pesca, por lo que hizo un llamado a no aprovecharse de esta situación.

"Como Ecopetrol tiene que responder por este derrame, están apareciendo personas inescrupulosas a pedir beneficios , nosotros le pedimos que se abstengan de hacer fraude porque con la Autoridad de Pesca tenemos identificados quienes son los verdaderos damnificados y la idea es que las ayudas lleguen a estas personas", dijo Bello .

Igualmente, el Director Regional de la (AUNAP)  hizo un llamado a Ecopetrol para que destine lo antes posible los recursos para los proyectos productivos, considerando que  más de 600 familias que dependen de la pesca, están sin un sustento.

Según el dirigente las pérdidas para estas familias, ascienden a los 250 millones de pesos al mes, teniendo en cuenta que cada familia devenga cerca de 20 mil pesos al día.

Por su parte Ecopetrol ha informado que hasta la fecha se han recibido más de 215 solicitudes de apoyo por parte de los afectados por el derrame de crudo.

Según señaló la compañía, han sido atendidos 83 finqueros del corregimiento La Meseta de San Rafael, a quienes  se les entregó 140 mil galones de agua para labores pecuarias.

Por su parte, en la Oficina de Atención a la Comunidad, ubicada en el corregimiento La Fortuna, se han atendido 215 solicitudes de apoyo.

Cabe recordar que la  emergencia por el afloramiento de crudo y gas comenzó el pasado 2 de marzo, en zona rural de Santander y fue controlada a mediados de ese mes.

La empresa comenzó con el plan de rehabilitación de la zona, con el apoyo del Gobierno, los organismos de socorro y algunas ONG ambientalistas.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido