Cuando adelantaba labores de siembra y removía unas piedras, un campesino detectó varios artefactos explosivos que estaban camuflados en una caleta. El coronel Jaime Escobar, comandante de la Policía en Santander, señaló que el hecho se dio en la vereda Sisotá del municipio de Guaca, hasta donde fue desplazado personal de investigación el cual estableció que se trataba de explosivos y armas de fuego que fueron mimetizadas hace más de 20 años en la zona. El oficial sostuvo que las granadas presentaban descomposición por el paso del tiempo hecho que las hace inestables, sin embargo, personal de antiexplosivos procedió a la destrucción controlada de todo el material. Sostuvo además que "estamos desarrollando acciones para motivar a los ciudadanos a suministrar cualquier tipo de información que conduzca al hallazgo de caletas, explosivos, armas de fuego y/o municiones. Les pedimos que nos informen para poder eliminar el riesgo con funcionarios expertos", puntualizó el Comandante de la Policía en Santander.