Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Disidencias de las Farc en las afueras de la alcaldía de Tibú (Norte de Santander)
Disidencias de las Farc en las afueras de la alcaldía de Tibú (Norte de Santander)
Foto: Cortesía

A una comisión de la Iglesia Católica y de la Personería del municipio de El Tarra, hombres armados de las disidencias de las Farc entregaron a una mujer y su hija de 13 años de edad, quienes habían sido secuestradas a mediados del mes de julio.

A través de un video, Liliana Contreras dijo que, "yo fui retenida por las Farc, por haber sido colaboradora del Ejército durante dos meses".

Le puede interesar: Tres grupos armados anunciaron que están dispuestos a negociar con el Gobierno Petro

En el video aparecen cuatro hombres con pasamontaña y fusil, mientras la señora es obligada a explicar porque había sido secuestrada y a gradecer a las disidencias por dejarla en libertad y respetarle la vida.

Según Contreras, el Ejército inicialmente le pago 100.000 pesos y posteriormente otros 200.000 pesos por dar información del paradero y movimientos de las disidencias de las Farc

"Mi hija tiene 13 años estudia en el colegio, ella también recibía llamadas del Ejército, pero nunca dio información, pues ella no sabía nada, preguntaban por un alias Pedro, un tal Copete y alias 'Neco', que tan pronto lo viera les comunicara, pero yo no sabían quiénes eran para proceder con sus capturas", dijo Liliana Contreras.

Tan pronto culminó el testimonio la señora Liliana, intervino uno de los comandantes, quien dijo que el Ejército estaba utilizando a la población civil a la gente más pobre de la zona.

Lea además: Ataque con arma de fuego en una cancha de Cúcuta dejó cuatro heridos

Mientras que la personera del municipio de El Tarra dijo que la madre como la menor se encuentran bien y ya regresaban al seno de su familia.

Pese a los agradecimientos de la madre a las disidencias de las Farc, por su buen trato y de entenderla de su situación, su hija de 13 años no paraba de llorar a quien se le observaba en su rostro la angustia para salir de la zona del Catatumbo.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.