Ante las dificultades que se puedan presentar para navegar sobre el río Magdalena, por el descenso del nivel de las aguas, en Barrancabermeja se restringió la circulación de embarcaciones de gran tamaño. Wilson Ospina, inspector Fluvial, explicó que las embarcaciones pequeñas pueden hacerlo, pero bajo normas de seguridad, con el fin de evitar accidentes. El funcionario indicó que en los últimos días ha habido un incremento en el flujo de pasajeros provenientes del sur de  Bolívar, especialmente. Sin embargo, paradójicamente la disminución del caudal ha generado una subienda de pescado bocachico y bagre, al punto que se consigue a $5oo. Albeiro Aguilar, uno de los pescadores en el muelle, señaló que hay gran oferta del producto, de buen tamaño y calidad. La comunidad por su parte, mostró su complacencia por esta disminución en los precios del pescado, porque se convertirá en el principal producto de la canasta familiar en este fin y comienzo de año en Barrancabermeja.